RSS

Como Final Fantasy 6 me enseño valores

17 Sep

How Games Saved My Life es un proyecto iniciado por Ashley Burch, mejor conocida por su papel en Hey Ash Wactha Playing en Gametrailers he pensado poner el mio desde hace mucho tiempo, pero primero se los comparto a ustedes.

Crecí en una familia de seis integrantes: dos padres y cuatro hijos. Siendo yo el mayor, tuve que compartir mis cosas con mis tres hermanos ya que el dinero escaseaba, y por ende mis recursos de gamer se iban en rentas de Blockbuster o locales de mala muerte.

Uno de los juegos que me ayudaron a pasar los momentos amargos de la infancia fue Final Fantasy VI (o III para los que sólo los conocieron aquí). En aquel entonces mi vida era algo caótica pues entraba en la pubertad y sufría de obesidad, la cual era motivo de burlas en la escuela. Eso me afectaba emocionalmente pero nunca lo dije a nadie, ya que en mi casa sufría reclamos por mi peso por parte de mi familia. El único escape a una realidad un poco más agradable era mi SNES; podría platicarles cómo mi hermano y yo terminamos Super Mario World un día que mi mamá nos esperaba para llevarnos a la escuela, o aquel sábado interminable con un vecino y Kirby Superstar, pero hoy les voy a contar del que posiblemente fue el juego que más ha marcado mi infancia y vida.

Final Fantasy VI

Mis inicios con los RPG, fueron gracias a Super Mario RPG, en el cual me cautivó cómo cada arma cambiaba el ataque de los personajes. Sin embargo fueron mis dos rentas siguientes las que abrieron mis ojos a un mundo no explorado por mí en los videojuegos: Chrono Trigger y Final Fantasy VI. Mientras el primero sigue siendo mi juego favorito, del segundo puedo decir que me enseñó todos los valores que una persona necesita para sobrevivir en la adolescencia y convertirse en una persona de bien. como muestra, un video del porque este juego fue un parte aguas y dejo de tratar a los gamers como niños, sino como adultos:

Ningún otro juego me había enseñado una historia tan trágica como la de Cyan, defensor de su reino, de su familia y el rey asesinado por el imperio. Su reacción es tan humana como la de cualquier otro: venganza. Con la sangre hirviendo por el asesinato de su familia, Cyan corre a buscar justicia en un intento desesperado por tener a su familia de vuelta mediante el castigo de los homicidas. Cuando entiende que no es la manera de hacerlo y que simplemente han escapado, se une a tu equipo con la esperanza de que su fuerza ayude a que no suceda a otras familias lo que el imperio hizo a la suya. No se vuelve a tocar el tema hasta cierto punto clave del juego: el tren fantasma.

Cuando todo parecía terminado, en un tren encargado de llevar las almas en pena, Cyan ve a su familia, su esposa e hijo abordo que van hacia el más allá. Él hace todo lo posible por bajarlos o ir con ellos, pero sólo recibe un último adiós de ambos:

“Amor mío, no me olvides. Me hiciste tan feliz”

“¡Papá, me aseguraré de que Mamá este bien!”

Nunca más Cyan vuelve a verlos, pero yo como jugador, comprendí que debía dejarlos ir, dejarlos avanzar con su camino y él continuar con el suyo. Justo como en la vida real, muchas personas llegan a ti, pero poco a poco se van de tu lado: familiares, parejas, amigos, etc. Mientras uno añore los momentos compartidos con ellos, siempre vivirán en el recuerdo. Tal vez mi mente de diez años no pudo captar ese complicado concepto en aquel tiempo, pero actualmente puedo verlo. Hoy es tan satisfactorio saber que a una corta edad, entendí un concepto tan complicado como es el “dejar ir”, que muchas personas de mi edad todavía no logran concebir.

Hay muchos momentos en el juego que pueden ser descritos y notados por su relevancia, pero ninguno tan fuerte como el de Cyan. Claro, tenemos aún la esperanza de Celes por ver a sus amigos a pesar de creerlos muertos, y el amor de Terra por los huérfanos siendo que desde pequeña fue negada de ese amor paternal que todos gozamos, y cada vez que lo re-juego, el primer personaje en usar a Maduin es Terra; hablando de ella, hay un valor escondido dentro del juego que muchos pueden no advertir, la tolerancia a las diferentes gentes.

En el juego, los Esper son una raza que es buscada y temida por los humanos ya que poseen poderes mágicos. En el pasado de Terra, vemos cómo su madre toma refugio en el mundo de las Espers y es cuidada por Maduin. Mientras que el pueblo no acepta el hecho de que una humana viva con ellos por no ser una Esper, tienen una hija juntos resultante en Terra, un hibrido mitad Esper y mitad humano. Pocos son los días de goce de la familia cuando el imperio ataca, Maduin, su padre, es capturado y su madre asesinada, viviendo toda su vida en un entorno de violencia es criada meramente para la destrucción. En el mundo de la ruina, la encuentras en un orfanato, donde ella quiere quedarse y cuidar de los niños que no tienen padres ya que ve que ellos la admiran y se sienten protegidos con Terra. Los huérfanos no quieren que ella se vaya, hasta que un buen día Phunbaba ataca y ella debe de revelar su forma de Esper para derrotarlo; mientras se siente apenada por su aspecto y no quiere que la vean, los niños corren a abrazarla y darle las gracias.

Dirás “¿y esto a mí qué?”. Una de las principales razones por las que se da mucho el racismo es la intolerancia y falta de consideración como iguales en todos los seres humanos. En nuestro país sucede; hay mucha discriminación a las personas de tez morena o con rasgos indígenas. Terra me enseño que lo importante de una persona no es su exterior, sino su interior; una persona puede distinta físicamente a los demás, pero ser una gran persona, un buen amigo y alguien inteligente. Mientras, la sociedad mexicana busca la aceptación de las personas visualmente más bonitas, aunque no tengan temas de conversación y le dicen “surimi” a un “tsunami” o dicen que los niños héroes pelearon por la paz mundial.

En mi trabajo atiendo a niños con discapacidades cuyas mismas familias exilian por su físico. Me encuentro con que la falta de un brazo, que para unos es causa de reclusión y olvido, es una oportunidad para ellos de demostrar que pueden hacer las cosas mejor que quienes tienen el cuerpo completo.

Si nunca hubiera conocido Final Fantasy VI, no sé qué sería de mí en la actualidad, pues mi código moral ha sido extraído casi directamente de él. Mis padres me criaron como una persona de bien en un entorno socialmente “normal”, pero tuve otros doce padres que me criaron desde una pantalla y una consola frente a mi cama. Lo curioso es cuando sus enseñanzas entran en conflicto: en la actualidad, mis padres siguen preocupándose por la imagen exterior, mientras que Terra me enseño que es mejor preocuparse por lo que hay dentro de uno.

Denle una oportunidad a que los juegos les enseñen algo y no sólo los vean como experiencias auto contenidas para entretenimiento. Busquen entre líneas cuál es el mensaje que los desarrolladores pusieron para ustedes, ya que pueden encontrarse con que hasta en el juego más insulso, hay una lección de vida que ni su mejor amigo les podría enseñar.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2011/09/17 en Genialidades

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: